En el mes de marzo me fui un fin de semana a hacer un spa de bordado a Piriápolis, en la República Oriental del Uruguay.

Alma Textil organiza todos los años estos retiros inspiradores, en los que se practican diversas técnicas textiles como teñido, fabricación de sello y estampas que son usadas para intervenir las telas que luego servirán para completar una tarea que responde al tema elegido para el retiro creativo.

“Constelaciones” y “Kimono” fueron algunos de los temas disparadores de los trabajos textiles.

En ese camino, cada una de las concurrentes llevamos nuestros elementos personales y nuestro costurero básico, el cual debía contener: agujas de coser, bordar y alguna de crochet, tijera de tela y otra para el papel, alfileres, centímetro, hilos de coser e hilos de bordar. El resto del material era provisto por las organizadoras.

Pero…¿Qué es un costurero básico?”

Armar un costurero básico no es una tarea compleja, se puede comprar todo armadito en cualquier mercería del Barrio de Once o en el propio barrio.

Quienes tuvimos abuela o mamá hacendosa ya tenemos un costurerito básico en nuestro haber que colocaremos en el bolso, y listo! Allá vamos al campo a trabajar nuestros textiles.

Pero algunas compañeras no tienen un costurero básico, sino que tienen varios…

Uno para el bordado, otro para el tejido y otro para la costura. Cada uno dividido en temas.

El costurero del bordado

El costurero del bordado tiene tijerita de cigüeña bañada en oro, hilos de bordar franceses, españoles y brasileños, incluídas las figuritas difíciles: los hilos fluorescentes y los hilos metalizados. Hasta ahora no he visto a ninguna que tenga el hilos de oro de 24 kilates de DMC. Se suma el dedal de silicona; alfileres con cabecita con flores o mariposas; agujas de varios números, incluyendo las agujas de modista, y las de agujero grande para bordar con lanas o con hilos de varias hebras; las agujas de agujero grande con cabeza dorada que permiten el uso de hilos gruesos; un marcador cuya tinta se borra con calor, o un lápiz especial para tela que desaparece con el tiempo o con el agua.

El costurero de tejido

Este tiene una tijera más grande, medidores de agujas, consistentes en una regla que posee orificios de distinto diámetro de acuerdo a los números de agujas que permite medirlas para saber qué número son; aguja de coser lana; centímetro; ganchos para dejar los puntos en suspenso; aguja auxiliar para sostener los puntos cuando tejemos trenzas; aguja para levantar puntos cuando se nos caen; tabla de equivalencias de las agujas americanas e inglesas; marcadores de vueltas o puntos que consisten en rueditas abiertas que se enganchan en los puntos para señalar las vueltas; alfileres de gancho de plástico -también se usan como marcadores-; rueditas cerradas, que se colocan en las agujas redondas para marcar la separación de puntos de las partes de la pieza que se teje; cuentavueltas.

El costurero de la costura

Este costurero es diferente a los anteriores. Ya verán porqué.

Tiene tijera de cortar tela, que está prohibido usar para cortar papel; agujas de coser -que son más cortas que las de modista-; agujas de quiltear -son ultra pequeñas y cortas-; dedal; descosedor; hilos en colores básicos como blanco, negro y beige; alfileres finos y cortos para sostener telas cuando se aplican; alfileres medianos finos y alfileres largos; alfileres de gancho; centímetro; lápiz o marcador para marcar tela; enhebradores de varias formas.

El costurero de viaje

Acá se complica cuando el viaje es avión, donde la tijera no puede transportarse en el bolso de mano, pero si viajamos en otro medio de transporte, debemos llevar:

Agujas de varios tamaños, a razón de 2 de cada medida que usemos; dedal, descosedor; y tijera o cortante. El cortante es una herramienta indispensable para las artesanas que viajan. Estos sí pueden llevarse en el avión y consisten en una rueda de metal con filo cubierta a su vez con plástico o metal que en varias partes presenta orificios por los cuales se puede ver el filo que cortará el hilo. Cuando encuentren esta herramienta no la dejen pasar.

Entonces…

Resulta que hay montones de modelos. Cada una tendrá el suyo.

¿Qué faltaría para ustedes en estos costureros básicos?

Las escucho…

BICHA de CLAUDELINA