¿Qué hacer con muchos ovillos de distintos colores y diferentes calidades y grosores? ⊗ El libro del mes “Cometierra” ⊗ La serie de Netflix

Libro de la Quebrada de Humahuaca de Sandra Figoni Prado. lan

¿Qué hacer con una lana de cada color?

Esta manía moderna de viajar me ha permitido conocer varias ciudades en los últimos años, con sus mercerías y casa de lanas.

Como cada vez se viaja con una valija más pequeña, y no tengo un plan tejeril cada vez que puedo salir de mi casa de vacaciones, he comprado ovillos sueltos de distintas calidades de lana y variados colores.

Cada ovillo es un disfrute. Merinos, baby alpaca, cashmilon superwash,  lana de oveja, lana de bebé. Pareciera que cada uno cuenta una historia: del lugar donde lo compré; del material con el que está hecho; si ese material es autóctono o si fue trasladado desde otro  lugar.

Tanto ovillos plantean un problema: al momento de tejer no alcanzan para hacer una pieza completa. Para bufanda no alcanza. Tampoco podemos tejernos diez cuellos. Se puede tejer y regalar, pero…regalarían un cuello de angora? Y uno de baby alplaca comprada en Aguas Calientes, al pie de Machu Picchu, Perú? Mmmm…no lo creo.

Modelo Penguono de Stephen West

Así fue que buscando y buscando encontré los patrones de Stephen West, uno de los creadores de patrones de chales más vistoso del momento. También diseña sacos y sweaters, además de gorros y bufandas. El éxito de Stephen West es que para sus trabajos utiliza distintas lanas, de distintos colores, y puntos fáciles.

West vive en Amsterdam, Holanda, donde desde su casa de lanas Stephen and Penelope vende unos ovillos es-pec-ta-cu-la-res. Los colores son lindos, al igual que el material que utiliza. Nobles merinos, peludas angoras, alpacas y llamas combinadas.

Las invito a darse una vuelta por su Instagram.

La suscripción de Bukku: “Cometierra”

Este mes, en la suscripción de Bukku me llegó “Cometierra” de Dolores Reyes. Al principio no me atrapó, no me daba cuenta que era un novela del género negro. Leerla durante la noche me daba escalofríos, hasta que vi una entrevista a Reyes y gracias a sus comentarios entendí que la historia se enmarcaba en el género negro, y allí comencé a disfrutarla. Aún no la terminé, y por el momento no puedo dejar de leerla. Es una novela corta, que no demanda mucho tiempo, con muchos condimentos en sus personajes que parecen ubicados en algún asentamiento de la ciudad de Buenos Aires, con las costumbres marcadas del lugar al igual que su lenguaje. Una lectura llevadera que va atrapando a medida que se avanza en las misteriosas habilidades de su protagonista.

#Knitflix: serie para mirar con el tejido en mano “Coisa mais linda”

Ya saben que soy abogada penalista, así que no hay serie que me enganche si se trata de misterio, investigación, abuso, violaciones y homicidios. Entiendo que a la mayoría del público le encantan, y sepan que sé porqué ya que la investigación penal es mi pasión desde hace 25 años, pero las series y películas de ese género ya no me atrapan.

Por eso elijo otro tipo de series, y me enganché “Coisa mais linda”, industria brasileña, se ubica en los años ’60 entre San Pablo y Río de Janeiro cuando una heredera de cierto nivel económico decide cambiar de vida e instalar un club de música de cierto nivel. A partir de allí, los prejuicios de la época, el florecimiento del feminismo, la diferencia de clases y la amistad entre mujeres pasan a ser el tema de la serie. Ocho encantadores capítulos para mirar con el tejido en la mano.

BICHA de CLAUDELINA