Tejer en el avión (anécdota).

Amiga profesional. Viaja por trabajo a San Diego, California, USA. Termina el congreso, prepara valija, y la cierra. Prepara bolso de mano que incluye computadora, papeles de trabajo, y mil dólares.

Claudelina-Miami

 


Vuelo San Diego-Dallas, escala de una hora (una sola hora), y luego Dallas-Buenos Aires.
Primer tramo del vuelo prepara su crochet para tejer en el avión (una real Claudelina), sabe el punto, tiene la lana, tiene la aguja. En mitad del vuelo, se levanta para ir al baño, y al regresar al asiento…la aguja de crochet NO ESTÁ!!!

Claudelina-bufandaVivi


Sus compañeros de asiento -un skater y una señora- ayudan en la búsqueda, nada, no aparece.
Familia del asiento de atrás, también ayuda en la búsqueda, incluso la niña pequeña del matrimonio se agacha por debajo de los asientos del avión, y nada.
La azafata también colabora…nada.
Dando por perdida la aguja, mi amiga se decide por la lectura, despotricando que todavía le falta tomar un vuelo de 13 horas, y ella…sin tejido entre las manos. EL vuelo se le hará eterno.
Llega el avión a Dallas, mi amiga espera que bajen toooodos del avión, y con la ayuda de la azafata, insiste.
Siete asientos más adelante, encuentra la aguja!!!
Ahora, a correr que se va el vuelo internacional Dallas-Buenos Aires. Lo alcanza, y llega a Buenos Aires. Su novio, amoroso, la busca en Ezeiza. Finalmente mi amiga tejió todo el vuelo, llegó algo cansada pero con la bufanda terminada. Misión cumplida.

PD: Al llegar a su casa se da cuenta que se olvidó el bolso de mano en el Aeropuerto!.

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Grace dice:

    perdió el bolso, con todo?

  2. Viviana dice:

    Jaja! Creo conocer es chica. Loca de atar!

  3. Mariela dice:

    que maravilla que la dejen tejer, en Chile te hacen guardar el Crochet aunque sea de bambú 🙁 Incluso en vuelos nacionales!!!!

  4. Oso Bicha dice:

    Viste Mariela? Las compañías aéreas no entienden de hobbies ni sus beneficios. Me diste una idea: tengo una amiga azafata, le preguntarévlos motivos de la prohibición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *